Solicita Presupuesto
Presupuesto Gratuito

Rellena este formulario para solicitarnos un presupuesto sin compromiso.

    * Recomendamos que nos envíes el texto para traducir en un documento editable.

    Ahora nos encontraréis también en LinkedIn

    Inicios y camino a la especialización

    Teclat ya tiene unos cuantos años de vida, ¡casi 34! Nació en Badalona en 1987 de la mano de dos emprendedoras que tenían como visión hacer posible que las empresas de su entorno pudieran mejorar sus comunicaciones con clientes, proveedores y colaboradores mediante un servicio externo. Era la época del télex, el fax, las llamadas a teléfonos fijos y el correo postal.

    Los años fueron pasando y el negocio fue madurando al lado de estas empresas, que se abrían al exterior para ampliar mercados. Ahora era necesario que la comunicación fuera multilingüe, que se pudiera hacer en el idioma del destinatario. Y Teclat no se quedó atrás: incorporó a colaboradores nativos de varias lenguas a sus servicios y con el tiempo se fue especializando en la traducción de documentación de todo tipo de sus clientes: catálogos, manuales, folletos publicitarios, correspondencia, etc.

    Con ello, también fue diversificando clientes para incorporar, además de empresas privadas del ámbito industrial, empresas de otros sectores, administraciones públicas, organismos público-privados, agencias de comunicación y gabinetes legales, entre otros muchos. También incorporó servicios como la interpretación simultánea, telefónica y consecutiva para actos públicos, corporativos, reuniones, ruedas de prensa, etc.

    Nueva etapa: retos, logros y aprendizajes

    Después de muchos años ofreciendo un servicio de gran calidad con el mismo liderazgo y el mismo equipo comprometido, en junio de 2020 llegó el relevo generacional en la gerencia. Y, con él, un cambio de imagen, una nueva web, un blog con artículos de interés y el salto a las redes sociales para dar visibilidad a nuestro trabajo. También, un ejercicio de sentarnos, hacer balance y definir nuestro nuevo horizonte.

    ¿Cuál era ahora nuestro mayor reto? En un contexto de pandemia, de creciente competitividad y de introducción a nuestro sector de nuevas tecnologías cada vez más avanzadas relacionadas con la traducción automática, era necesario:

    • Incorporar nuevas herramientas y recursos digitales para agilizar, facilitar y mejorar nuestro trabajo y poder cubrir las nuevas necesidades de nuestros clientes en cuanto a interpretaciones remotas, transcripciones de documentos de vídeo y audio o subtitulación, entre otros.
    • Diferenciarnos. Poner en valor nuestro trabajo, explicar a los clientes actuales y potenciales el valor añadido de nuestros servicios.
    • Llegar a nuevos clientes con un trato personalizado, una actitud de escucha activa de sus necesidades y ofrecerles un servicio de calidad, riguroso, flexible y puntual de acuerdo con nuestros valores.

    El equipo humano de Teclat

    Las mujeres de Teclat tenemos talantes muy diferentes, y esta es una de nuestras riquezas. Cada una con sus rasgos y cualidades, trabajamos en armonía y formamos un equipo bien avenido y cohesionado. Somos una empresa con una mirada y una forma de hacer en femenino y cada una gestionamos con mucho esmero nuestra parcela dentro del negocio:

    • Marta: Gerencia y gestión de proyectos comunicativos (servicios audiovisuales y diseño de congresos). Con la ayuda de toda la tripulación, explora nuevos horizontes y formas de hacer innovadoras y hace avanzar este barco para que se convierta en un referente de aportación de valor a vuestras empresas.
    • Gemma: Gestión de proyectos lingüísticos (traducciones, correcciones, asesoramiento). Por sus manos pasan todos los encargos que nos hacéis. Ella gestiona con la máxima eficiencia los trabajos de los clientes y lleva a cabo una supervisión final minuciosa para garantizar un resultado impecable.
    • Eva: Administración y contabilidad. La persona con la que os comunicaréis para la gestión de facturas y otras cuestiones administrativas. Trabaja con diligencia y perseverancia, ¡y no se le escapa ni un número!

    Nuestro horizonte

    En Teclat tenemos una visión clara de hacia dónde queremos caminar. Podríamos llamarlo estrategia, pero nosotras lo expresamos en forma de deseos que, con ilusión, determinación, constancia, unión, comunicación y empatía estamos seguras de que podremos lograr:

    1. La posibilidad de colaborar profesionalmente y crear vínculos con empresas y proyectos con los que compartimos temas de interés, valores, cultura empresarial y formas de trabajar, para crear sinergias, promover nuestro trabajo, darnos apoyo mutuo y aportarnos valor.
    2. La oportunidad de ampliar nuestro ámbito de actuación y convertirnos en un referente en las redes como asesoras lingüísticas de empresas, organismos y entidades, y como promotoras del uso del catalán en las redes.
    3. El tiempo para continuar formándonos y adquiriendo nuevos aprendizajes, nuevas estrategias, nuevas herramientas, programas y recursos para afrontar retos y proyectos complejos y exigentes.
    4. La capacidad de mantenernos al día de las tendencias del sector, adaptarnos a ellas y aplicarlas a nuestro trabajo para seguir mejorando los servicios.
    5. La perseverancia para seguir cuidándonos, encontrar el equilibrio en momentos de mucho trabajo y tensión, y disfrutar de una buena calidad de vida personal pero también profesional.

    Si te resuena nuestra forma de trabajar y crees que podemos aportarte valor con una colaboración, una prestación de servicios o un intercambio de conocimientos, ponte en contacto con nosotras en traduccio@teclat.com o envíanos un mensaje en el perfil de LinkedIn. ¡Estaremos encantadas de conocerte!

     

     

     

     

     

    Empresas con visión femenina

    Teclat es una empresa formada por tres mujeres que —con la colaboración de un amplio equipo de profesionales de la lengua, tanto hombres como mujeres— ayudamos a las empresas y particulares en sus proyectos de comunicación, con una mirada y una manera de hacer en femenino.

    ¿Y esto qué significa? Pues, entre otras cosas, tener en cuenta que, además de ser profesionales que dedicamos gran parte de nuestros días a ofrecer nuestros conocimientos y aptitudes al servicio de otras empresas y profesionales, somos personas con vidas, realidades y necesidades muy distintas que también es necesario respetar y satisfacer.

    En Teclat nos sentimos orgullosas del trabajo que realizamos en este sentido, de poner en valor y en práctica, cada día, conceptos como la flexibilidad horaria, la conciliación familiar o el cuidado y el autocuidado, unos aspectos que consideramos clave si hablamos de empresas con visión femenina.

    Porque tenemos muy presente que, en definitiva, somos personas que trabajamos con y para otras personas, y que es importante poner la vida en el centro, la nuestra y la de las personas con las que nos relacionamos.

    Pero somos conscientes de que no todas las mujeres se encuentran en la misma situación y que todavía se necesitan muchos cambios en la sociedad, algunos muy profundos. Y empezando, quizá, por promover más el liderazgo femenino.

    La falta de empresas con visión femenina

    Hace unos años, cuando hablábamos de empresa y empresarios, lo que imaginábamos eran hombres que mandaban y dirigían sus negocios, aunque el estereotipo de hombre-dueño ha ido cambiando a medida que la industrialización ha dado paso a la digitalización. Así, las fábricas se transformaron en empresas con despachos y apareció la figura del «ejecutivo agresivo» que veíamos en la película The Wolf of Wall Street.

    En muchos de los referentes cinematográficos que tenemos, quien manda es un hombre y la secretaria (normalmente atractiva y joven), una mujer.

    Los cargos importantes los han ocupado tradicionalmente los hombres, y las mujeres hemos quedado relegadas a un segundo plano. Sería fantástico poder decir que en 2022 esta situación ya se ha revertido pero, desgraciadamente, todavía tenemos mucho trabajo por hacer para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres, lo cual nos remite al concepto de «paridad».

    Y es que la paridad, entendida como una participación equilibrada de mujeres y hombres en las posiciones de poder y de toma de decisiones en todas las esferas de la vida (política, económica y social), constituye una condición destacada para la igualdad entre los sexos, y sería uno de los elementos clave para la incorporación en el mercado de empresas con visión femenina.

    Este escenario igualitario es uno de los objetivos que llenan muchos programas electorales y discursos institucionales, pero lo cierto es que estamos lejos de conseguirlo, y más bien nos encontramos todavía en una situación de infrarrepresentación de las mujeres, un aspecto considerado un déficit de democracia.

    Nos hacemos nuestras las reflexiones de varias mujeres ministras y exministras europeas que en 1992, en la Declaración de Atenas, inauguraron la utilización del término «democracia paritaria»:

    «La igualdad formal e informal de mujeres y hombres es un derecho humano fundamental. Las mujeres representan a más de la mitad de la población. La igualdad requiere paridad en la representación y administración de las naciones. Las mujeres representan la mitad del talento y habilidades potenciales de la humanidad y su infrarrepresentación en la toma de decisiones es una pérdida para el conjunto de la sociedad. La infrarrepresentación de las mujeres en la toma de decisiones impide que se tengan en cuenta los intereses y necesidades del conjunto de la población. Una participación equilibrada de mujeres y hombres en la toma de decisiones produciría diferentes ideas, valores y estilos de comportamiento necesarios para alcanzar un mundo más justo y equilibrado para todos, tanto para mujeres como para hombres.»

    Las empresas y la invisibilidad de la mujer

    Pero, entonces, ¿acaso las mujeres no ocupan cargos de mando?

    Sí, sí que los ocupan. De hecho, España es el sexto país de la Unión Europea con mayores índices de igualdad entre hombres y mujeres, según la clasificación anual del Instituto Europeo de Igualdad y Género (EIGE).

    Sin embargo, el Estudio Global Entrepreneurship Monitor 2019-2020 señalaba la brecha de género en el emprendimiento innovador y observaba que hay menos mujeres que se decidían a crear su propia empresa y que encontraban más obstáculos que los hombres a la hora de ponerlas en marcha.

    De hecho, según estudios de la escuela de negocios de la Universidad de Harvard, los inversores prefieren, todavía hoy, proyectos liderados por hombres, lo que les facilita conseguir más inversión.

    La paradoja es que los equipos liderados por mujeres y que, por lo tanto, incorporan la visión femenina en la empresa, obtienen mejores resultados, según ha publicado el Boston Consulting Group. Aun así, falta presencia femenina. Y esto genera un efecto dominó que dificulta que las mujeres puedan cumplir su sueño en las mismas condiciones que los hombres.

    En España, solo el 14 % de las fundadoras y cofundadoras de startups son mujeres. Esta falta de presencia de mujeres en el emprendimiento perpetúa la falta de referentes. Y así, entramos en un círculo vicioso: si no tenemos el legado de mujeres predecesoras que nos puedan guiar en el camino de la igualdad con los hombres, no nos creemos capaces de alcanzarlo, y seguimos lejos de la igualdad plena.

    Las empresas y el techo de cristal

    Otro aspecto que imposibilita el desarrollo de empresas con visión femenina es el del «techo de cristal». Según el US Department of Labor, Federal Glass Ceiling Commission, el «techo de cristal» son las barreras invisibles que impiden a muchas trabajadoras altamente cualificadas alcanzar los niveles jerárquicos máximos en el mundo de los negocios, independientemente de sus méritos. Hablamos de posiciones de responsabilidad en los ámbitos político, económico y social.

    Sin embargo, cada vez se hace más difícil entender esta definición sin hacer referencia también al del «suelo pegajoso», es decir, no solo las mujeres no pueden acceder a las posiciones más cualificadas del mercado laboral, sino que se encuentran con serias dificultades para superar los puestos de trabajo más precarios y menos valorados socialmente.

    Sería fantástico poder decir que en 2022 esta situación ya se ha revertido, pero, desgraciadamente, todavía tenemos mucho trabajo por hacer para conseguir la igualdad entre hombres y mujeres.

    Empoderamiento de la mujer

    Las mujeres hemos sido ignoradas, maltratadas, apartadas y menospreciadas. Esto no es un discurso feminista: la historia así nos lo confirma. Ya hace años que salimos a manifestarnos, reclamando y gritando que queremos ser iguales que nuestros compañeros varones. Y un elemento esencial para poder construir una sociedad igualitaria, donde no haya una distribución desigual de los poderes, que otorga determinados privilegios a los hombres frente a las mujeres es el empoderamiento de la mujer. El empoderamiento consiste en conquistar los derechos y espacios que nos han sigo negados a lo largo de la historia. Y, por mucho que a alguien le canse tanto lila, no es momento de bajar la guardia.

    Tenemos mucho trabajo por hacer: muchas desigualdades por superar y muchas inercias y automatismos por actualizar. El feminismo no es solo cosa de mujeres. Es cosa de todas y todos. Tal vez en un mundo ideal no tendríamos que manifestarnos para pedir unos derechos que deberíamos tener desde que nacemos, pero lamentablemente todavía hoy en día tenemos que hacerlo.

    Y las mujeres de Teclat nos sumamos a ello y contribuimos a la construcción de una sociedad más igualitaria desde una empresa con visión femenina.

    Enlaces de interés

    Carta a los Reyes Magos

    ¿Te acuerdas de la magia que sentías cuando los veías en la cabalgata y les entregabas la carta? ¿Cómo te acostabas con esos nervios, esperando a que la noche pasara muy rápido para poder levantarte y descubrir cuántos regalos te habían dejado en el comedor de casa?

    Pasan los años y perdemos la conexión con la ilusión de pedir lo que querríamos, de soñar en mayúsculas, sin límites ni restricciones. La magia se ha desvanecido para convertirse en consumismo para quienes ya conocemos «la verdad» (o «la mentira», según se mire).

    Pero una parte de nosotros —le llaman nuestro niño o niña interior— no quiere dejar de serlo y seguimos manteniendo esta tradición con hijos, hijas, sobrinos y sobrinas… en una cadena infinita de cartas escritas llenas de sueños y deseos.

    2021 ha sido un año complicado, pero nosotras nos hemos portado muy bien y queremos mirar adelante con ilusión y esperanza. Por eso, el equipo de Teclat hemos escrito nuestra carta a los Reyes. Una carta individual pero pensada en colectivo: tanto en la empresa como en las compañeras de trabajo y en todas las colaboradoras y colaboradores.

    Y nos gustaría compartirla contigo:

    • Nuestro mayor deseo es hacer colaboraciones profesionales con proyectos con los que compartamos valores, temas, modos de hacer y cultura empresarial. Pensamos en empresas y comercios locales con los que poder apoyarnos mutuamente y, al mismo tiempo, estamos abiertas a colaborar con ellos y crear sinergias. Para nosotras es importante trabajar para difundir nuestros valores, y uno de los principales es que somos una empresa que trabaja para personas y con personas, con la voluntad de cuidar de ellas.
    • 2021 ha sido el año en que hemos dado el salto a las redes sociales y querríamos ser un referente como asesoras lingüísticas de empresas, organismos y entidades, y como promotoras del uso del catalán. Pondremos el foco en trabajar en proyectos integrales, que abarquen todo el ciclo de creación, corrección, traducción, asesoramiento, etc. de los «productos» lingüísticos y comunicativos de una empresa, organización, proyecto, evento, publicación, etc.
    • Queremos continuar formándonos y adquiriendo nuevas estrategias, herramientas, programas y recursos para afrontar retos y proyectos complejos y exigentes para poder cumplir con los objetivos generales de la empresa y también para poder asumir las responsabilidades de nuestros puestos.
    • Nuestro trabajo está en constante evolución y queremos mantenernos al día de las tendencias del sector para incorporarlas y poder ofrecer los mejores servicios a nuestra clientela.
    • Y, finalmente, no queremos dejar de lado un aspecto esencial para nosotras: queremos seguir encontrando y manteniendo el equilibrio entre la vida profesional y la personal para gozar plenamente de ambas y que sean de buena calidad. Queremos cuidarnos y encontrar la medida justa para poder asumir los momentos tensos de mucho trabajo y al mismo tiempo saber saborear los momentos de calma y recompensa.

    Estos son nuestros cinco deseos. Cinco deseos que, con ilusión, determinación, constancia, unión, comunicación y empatía estamos seguras de que podremos alcanzar en este año que comienza.